El adiós a un icono de la resistencia francesa

El pasado martes 10 de Abril se conoció el fallecimiento, a los 97 años de edad, de Raymond Aubrac, histórico líder de la resistencia francesa contra la ocupación nazi durante la segunda guerra mundial.

Raymond Samuel, que era su nombre original, tuvo que adoptar el seudónimo “Aubrac” para escapar de las persecuciones alemanas durante el apogeo de la Alemania nazi en Europa. Este galo, ingeniero de formación e hijo de comerciantes judíos, formó parte en la creación de Libération Sud, movimiento de resistencia realmente activo durante la ocupación de Francia por el régimen de Adolf Hitler.

En 1939, dos años después de licenciarse como ingeniero de caminos, Aubrac se casó con Lucie. Opositora al régimen de Vichy, al igual que nuestro protagonista, ambos ingresaron en las filas de la resistencia en 1940.

El suceso más curioso de su vida, que incluso ha servido de inspiración en numerosas películas, llegaría en 1943. El 21 de Junio, Raymond fue detenido por una patrulla de las SS y de la Gestapo comandada por el oficial Klaus Barbie, cuando asistía a una reunión clandestina en Lyon. Durante días, el cofundador de Libération Sud fue torturado personalmente por “el carnicero de Lyon”. Pero su suplicio terminaría el 21 de Octubre de ese mismo año cuando, en una operación dirigida por su mujer Lucie, el camión que le trasladaba fue asaltado por tropas de la resistencia y Aubrac fue liberado. En la disputa, recibió un disparo en la cara que no le causó heridas mortales.

Al acabar la segunda guerra mundial, continuó participando activamente en el mundo de la política francesa, comprometido con la izquierda.

Durante 1980, su testimonio fue clave en la condena de su torturador Klaus Barbie. Al acabar la segunda guerra mundial, el oficial alemán, respaldado por EEUU y el Vaticano, logró librarse de la justicia y emigrar a Bolivia, donde una nueva vida y una nueva identidad le esperaban. En ese momento entraron en escena Serge Klarsfeld y su mujer Beate, que tras una dura batalla consiguieron que se reabriese nuevamente el caso del “carnicero”. En 1983, Klaus fue reportado a Francia.

Casi 30 años después, en el hospital militar francés Val-de-Grace, deja este mundo una de las personas más importantes de la resistencia francesa contra el III Reich alemán. Luchó ferozmente por su historia y por la libertad.

Fuentes: El País, ABC, artehistoria, El Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s